Tratamiento de Liposucción de papada | Dr. Sanguino

Liposucción de papada

Firmeza y rejuvenecimiento al alcance de tu mano

cirugía facial en Cáceres, cirugía facial en Badajoz, Cirugía Estética en Cáceres, Cirugía Estética en Badajoz, Cirujano Plástico en Cáceres, Cirujano Plástico en Badajoz, Liposucción Papada en Cáceres, Liposucción Papada en Badajoz

La liposucción de papada (o lipoescultura de papada) es una intervención sencilla destinada a eliminar la grasa localizada en esta zona, con el objetivo de armonizar y rejuvenecer el rostro de nuestros pacientes.

En clínica Dr. Sanguino muchos pacientes desean un contorno más firme y mejorado. La liposucción en Cáceres y Badajoz es una técnica muy efectiva que nos ayuda a proporcionar un aspecto más contorneado y con resultados permanentes.

En tu primera cita, evaluamos el estado general de la zona, así como los depósitos de grasa existentes, el tono y firmeza de la piel, la combinación de procedimientos que sean más adecuada para el paciente y otros aspectos como el tipo de anestesia a emplear.

Para nosotros es muy importante que el paciente interesado en someterse a una liposucción de papada en Cáceres y Badajoz nos cuente sus necesidades y expectativas para poder mostrarle las alternativas que tenemos disponibles y explicarle todo el proceso de la forma más completa y detallada.

La duración de la intervención depende de la zona a tratar y de la cantidad de grasa a extraer, aunque por lo general suele durar, al menos, una hora y media. Consiste en la aspiración de la grasa sobrante, a través de pequeñas incisiones en los depósitos grasos situados bajo la piel en la zona de la papada.

Liposucción de papada en Cáceres y Badajoz: postoperatorio y resultados

Por lo general, el paciente debe seguir las recomendaciones de nuestro cirujano y puede volver a su actividad habitual a los 2-3 días, excepto para realizar ejercicio físico intenso, para lo que deberá esperar al menos 2 semanas. Eso sí, durante el primer mes, es imprescindible realizar masajes de drenaje linfático en la zona intervenida.

Una vez finalizado el tratamiento, el paciente podrá disfrutar de un rostro con menor volumen y más remodelado. Los resultados reales comienzan a apreciarse a partir de los 30 días, tras la intervención.