fbpx

Cicatriz en la cirugía mamaria: tipos de cicatrices

Cuando un cirujano plástico interviene las mamas para elevarlas o para disminuir su volumen en el caso de la reducción, se utilizan técnicas que implican la extirpación de piel sobrante y movilización de tejidos, lo que conlleva a un resultado con cicatriz. Para estas intervenciones se recurren a distintas técnicas que dejarán cicatrices resultantes de varios tipos.

Técnica de mínima cicatriz

Cicatriz periareolar

Se utiliza para movimientos y retirada de piel centradas en el complejo areola-pezón. Existen casos de mastopexias en los que con esa única cicatriz se puede elevar el seno. Es la cicatriz idónea, pues su visibilidad está mimetizada con la piel areolar cuyo tono es muy similar al de la coloración de la cicatriz, ya que en zonas de cambio de color de la piel como es la transición de areola a tejido mamario, impresiona de cicatriz más difuminada.

En esta cicatriz periareolar, al ser una circunferencia, su perímetro viene determinado por el radio de esta 2ΠR, siendo Π (pi = 3,1416) y R (radio de la areola). Así, un diámetro de 3,0 cm implica un Radio de 1,5 cm y una longitud de 9,42 centímetros cuadrados.

Cicatriz vertical

Esta cicatriz abarca desde la areola hasta el surco submamario, pliegue donde la mama acaba y cambia a la piel torácica-abdominal.

Tiene varias medidas dependiendo de las secuelas quirúrgicas, siendo el mínimo 5 o 6 cm, y jamás es una constante, pues se acomoda al volumen mamario. Cuanto más grande es la mama, mayor será la línea vertical que va desde areola hasta el surco submamario.

Técnica clásica en forma de T

Es la cicatriz más grande y larga de todas las que se pueden hacer y la más frecuente en la actualidad. Comprende, normalmente, desde línea axilar anterior hasta línea esternal media, es decir, desde zona muy próxima a la axila hasta casi el esternón, pudiendo medir hasta 25 cm o más. La técnica en T conlleva, como mínimo, una cicatriz que suma las tres descritas:  9,42+5+25= 39,42 cm, por dos mamas: 78,84 cm. Las matemáticas en este caso no admiten discusión alguna.

Las cicatrices evolucionan siempre dependiendo de las características biológicas de cada paciente. Generalmente se suturan de forma intradérmica para conseguir el mejor resultado estético posible, pero es fundamental tener en cuenta la influencia de las características de la piel de cada paciente.

En Clínica Dr. Sanguino recurrimos generalmente a la técnica periareolar o vertical para casos de reducción y mastopexia, y solo en casos específicos recurre a la clásica T invertida. El adiestramiento en técnicas que implican cicatriz mínima conlleva una formación rigurosa, constante y exigente con el fin de conseguir un resultado lo más estético posible con las mínimas complicaciones.

Si estás interesada en realizarte una cirugía mamaria, ponte en contacto con nosotros y te informaremos sobre las distintas opciones.

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?