fbpx

Bótox

La toxina botulínica tipo A es un fármaco compuesto por una proteína altamente purificada que, aplicada en pequeñas dosis, actúa paralizando de forma temporal los músculos faciales y reduce las líneas de expresión.

Se emplea también para disminuir el exceso de sudoración.

Se inyecta en mínimas cantidades en los músculos del rostro con más actividad para relajarlos y suavizar las arrugas. Se utiliza preferentemente en frente, entrecejo y la región próxima al canto externo del ojo, coloquialmente llamado “patas de gallo”.

La frecuencia de los tratamientos varía en cada caso concreto, generalmente se aprecian los resultados a partir del quinto día y tiene una duración entre cuatro y seis meses, aproximadamente.

El paciente, una vez realizada la aplicación del Bótox, normalmente puede incorporarse a su rutina habitual sin demora alguna.

Baby bótox

El tratamiento ideal para jóvenes que quieren empezar a cuidar su piel. Ya que, a veces, nuestro rostro no refleja nuestra edad, ni cómo nos sentimos.

Desde Dr. Sanguino realizamos un estudio multidimensional para determinar la mínima dosis eficaz y necesaria, con el objetivo de alcanzar los resultados deseados de la forma más adecuada y natural. Algunos de los procedimientos más habituales son:

– Retoque de cejas.

– Reducción de las arrugas de la frente.

– Reducción de las arrugas del entrecejo que dan apariencia de enfado.

– Reducción de las incipientes “patas de gallo”, las cuales añaden años a medida que aumenta la sonrisa.

Tras este procedimiento las arrugas se reducen, quedando un rostro más suave y terso.

Los resultados se empiezan a observar a partir del quinto día y pueden llegar a durar hasta 6 meses.

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?